28 de agosto de 2013

Capítulo 26: el rodaje de Vacaciones en Roma


 ''El éxito es como cumplir una edad importante y descubrir 
que eres exactamente la misma persona. Todo lo que 
siento es la responsabilidad de estar a la altura. Y 
con suerte, de sobrevivir a él''
Audrey Hepburn

Por su trabajo en la película, Audrey Hepburn cobraría 7.000 dólares por doce semanas de trabajo más 250 dólares en concepto de dietas. Para hacernos una idea más certera sobre su salario, podemos tener en cuenta que en esa misma época Marilyn, que trabajaba para la 20th Century, cobraba menos que Audrey y no le estaban incluídas las dietas.

''Me puse a trabajar por dinero, porque tenía que hacerlo, pero me considero una de las afortunadas porque pude escoger una profesión que me gustaba y tuve la enorme suerte de que me descubriera William Wyler. A partir de entonces intervine en películas de tanta calidad que habría aceptado rodarlas por el simple placer de hacerlo. ¡De lo contrario habría estado loca!''

El rodaje de la película se realizó íntegramente en Italia, dejando los interiores para los estudios Cinecittà. Fue complicado ya que ese verano fue uno de los más calurosos y las aglomeraciones de gente resultaban de lo más agobiantes. Además, el horario era duro ya que comenzaban al alba y solían terminar a medianoche. Esto, sumado a la temperatura del lugar hacía que el maquillaje se estropeara con mucha facilidad, motivo por el cual Alberto de Rossi tuvo que introducir cambios. La relación de Audrey con Alberto se forjaría durante el rodaje y ella quedó tan sumamente satisfecha que lo solicitó en varias ocasiones para otras películas, además, su mujer, Grazia de Rossi, sería la encargada de los peinados de Audrey.

El calor, las largas jornadas y el perfeccionismo de Wyler hacían que cada día fuera agotador, sin embargo los actores disfrutaron muchísimo durante el rodaje.
Wyler era un director muy exigente que repetía las tomas hasta encontrarlas a su gusto, pero esto no supuso un problema para Audrey, que con su ya asimilada disciplina de bailarina, soportaba estoicamente las indicaciones de este, de hecho, estaba encantada con la oportunidad que le había brindado y sabía que podría llegar lejos de la mano de Wyler. 
Audrey con Wyler
El aprecio era mutuo, él explicó que sintió ''esa curiosa sensación instintiva  de que era testigo de algo realmente especial. Era una princesa...''

''Pero también era una jovencita ensusiasta que visitaba Roma por primera vez y reaccionaba con un entusiasmo tan natural que yo, un veterano malhumorado como era, sentía que los ojos se me llenaban de lágrimas al contemplarla''
 ''Se podía creer en Audrey como princesa. Incluso aunque no la hubieras visto antes, cuento entraba en una habitación, habrías dado por sentado que lo era''

Audrey no sólo gustó a Wyler, sino también al resto del equipo. Su trabajo dió los frutos esperados gracias a las pautas de Wyler pero también gracias a su talento y personalidad. Peck, una estrella de renombre por aquel entonces, fue de los primeros en 'rendirse a los pies' de la novata:

''En Audrey no había ni una pizca de mezquindad ni de egoísmo. Tenía muy buen carácter y supongo que la gente se fijó en eso. No era chismosa, traidora, mezquina ni ambiciosa, características que tanto abundan en este negocio. Me cayó muy bien. La verdad es que le tomé mucho cariño. Es fácil querer a Audrey''

Unas bellas palabras que fueron malinterpretadas por algunos que afirmaron que había existido una relación entre Audrey y Peck, relación que a día de hoy nadie se ha atrevido a confirmar con pruebas. En aquella época, Gregory Peck acababa de comenzar a salir con Véronique Passani, una periodista que acabaría convirtiéndose en su mujer y Audrey pasaba los fines de semana con su prometido James Hanson con quien iba a casarse al finalizar la película.




Los elogios eran mutuos:

''Peck siempre me tranquilizaba antes de rodar una escena. Reinaba un ambiente de camaradería, nadie se enfadaba ni había barreras emocionales. Enseguida aprendí a relajarme, a buscar el consejo de Peck y Wyler. Confiaba en ellos y nunca me defraudaron''

Todos quedaron encantados con el trabajo realizado y con el buen ambiente que había reinado. Audrey había calado hondo en sus compañeros, Peck declararía más tarde:

''Tuve la buena suerte de ser el primero de sus compañeros cinematográficos, de tenderle la mano y de ayudarla a mantener el equilibrio mientras efectuaba sus giros y piruetas. Aquellos meses fueron probablemente la experiencia más feliz que jamás tuve haciendo películas''

 Una vez finalizado el rodaje, se decidió que el nombre de Audrey debía aparecer junto al de Gregory Peck, pero para esto existen dos versiones:


1.Que Peck llamó a su agente para pedirle que el nombre de Audrey apareciera junto al suyo en los créditos iniciales y carteles promocionales. En un principio iba a ser el suyo el único nombre destacado por tratarse de la estrella protagonista, pero él sabía que Audrey destacaría, es más, la consideraba una fuerte candidata a ganar el Oscar con esa película.

2. Que fue Wyler quien tras visionar el material decidió que el nombre de Audrey debía aparecer en los créditos iniciales y así lo propuso. Se trataba de un tema delicado ya que en el contrato aparecía que él sería la única estrella. Wyler lo solicitó a la Paramount que se puso en contacto con el agente de Peck, que finalmente aceptó la propuesta. Quizás este se arrepintió de no haberlo propuesto él en primer lugar y ese fue el motivo por el que la versión más conocida es que la idea fue suya. En las notas de producción de Vacaciones en Roma aparece escrito que la idea surgió de William Wyler.

Sea como fuere, ambas partes estaban de acuerdo en que Audrey iba a convertirse en una gran estrella y ellos sólo le estaban facilitando el camino.

Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡¡Gracias por comentar!! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...